PortadaTestimonios
Testimonios

Un puerto seguro para nuestro hogar

Yoko Kohno, Nishinomiya, Japón

1 de enero de 2001

En Navidad de 1964 recibí el Bautismo. Pasado algún tiempo, a través de una amiga, mi suegra y yo nos acercamos al Opus Dei. Recién bautizada e iniciándome en mi vida de casada, aquellas enseñanzas de san Josemaría me resultaban sumamente valiosas y las recibía con agradecimiento: todo era cosa nueva para mí.

[continuar leyendo...]

Yo no sabía nada del cristianismo

Toshimi Nakai, escritor converso, Nagasaki Shinbun, Japón

29 de noviembre de 2000

Desde pequeño la constancia nunca ha sido “mi fuerte”, y muchas veces me he tenido que arrepentir por no terminar lo que he empezado. Sin embargo, cuando era universitario hubo una excepción, me convertí al catolicismo.

[continuar leyendo...]

Para conocer la verdad sobre sí mismo

Marta Brancatisano, escritora, Roma, Italia

15 de octubre de 2000

Josemaría Escrivá de Balaguer escribió mucho, desde muy joven, pero sin ninguna pretensión de tipo profesional. El comienzo está marcado por las “catalinas”, breves pensamientos trasladados al papel con el objeto de expresar una experiencia interior.

[continuar leyendo...]

Su voz llegaba al alma

Inés Dorronsoro, médico, Pamplona, España

1 de febrero de 2000

Mi primer encuentro con el fundador del Opus Dei fue en el año 1960. Yo iniciaba mi segundo curso de Medicina. Más que su persona, recuerdo su voz, cálida y vigorosa, en una homilía en la catedral de Pamplona, que llegaba al alma y arrancaba propósitos de compromiso cristiano.

Ahora mi vida tiene sentido

Ngozi Okpara, profesora, Lagos, Nigeria.

4 de agosto de 1999

Siempre había querido vivir una vida recta, que me llenara, pero me daba cuenta de que existía un abismo entre mi vida ordinaria y mi vida de oración. Ahora no puedo señalar la diferencia entre la oración y las actividades ordinarias. Soy más consciente de la presencia de Dios, y ya no puedo mirar al mundo sin hacer nada, sino que tengo que participar activamente en lo que pasa en la sociedad. Es un desafío. Me he dado cuenta de lo que Dios me quiere y de la infinita misericordia que tiene conmigo, mi vida tiene sentido y me mueve el deseo de que otras muchas personas experimenten lo mismo.

Una libertad completa

Savita Borges, profesora de hindi, Nueva Delhi, India

22 de mayo de 1999

Cuando vivía en Irán tuve noticias del Opus Dei a través de mi hija Shailani. El encuentro con los libros de san Josemaría Escrivá de Balaguer, abrió un horizonte completamente nuevo en mi vida, aprendí que Dios no es un ser distante, sino que podía tener una relación constante con Él como un Padre. Empecé a experimentar una libertad completa. Coopero sobre todo con la oración, para que muchas otras personas lleguen a este descubrimiento. También hablo de Dios con mis amigos y conocidos y con la gente que me encuentro en el tren o donde sea, si noto algún interés por la fe. Muchas de esas personas son de religión hindú. Como yo soy conversa de esa religión, nos entendemos bien.

No podía guardar esa riqueza sólo para mí

Gianni Cuccuzzella, peluquero, Milán, Italia

7 de mayo de 1999

Cuando advertí la grandeza del amor que Dios me tiene, vi que no podía guardar esa riqueza sólo para mí: quería compartirla. He descubierto la posibilidad de buscar la santidad en la vida ordinaria. Me he ido dando cuenta de que a medida que profundizaba en lo que escuchaba en los medios de formación, encontraba al Señor y a su Madre, la intimidad con Dios Padre, el amor del Espíritu Santo, y la capacidad de ser amigo de mis hijos y de las personas que conozco.

Giovanni Trapattoni, entrenador de futbol, Italia

Humildad en las victorias y serenidad en las derrotas

19 de enero de 1999

Escrivá ha enseñado a muchos deportistas que sus esfuerzos en los entrenamientos y en las competiciones, la convivencia con sus compañeros, la estima por sus adversarios, la humildad en las victorias y la serenidad en las derrotas, son un camino concreto para llegar a Dios y servir a todos los hombres.

Hay que unir, hay que comprender, hay que disculpar

Yuri A. Simonov, Director del Instituto de Física Teórica y Experimental, Moscú, Rusia

1 de diciembre de 1998

Josemaría Escrivá nos llama a ser santos y ejemplares. En contraste con algunas tendencias del cristianismo, especialmente intensas en la Edad Media, Josemaría Escrivá, que sobrevivió a una guerra civil y vio a la gente morir con sus propios ojos - siempre pidió la paz. Él decía: Hay que unir, hay que comprender, hay que disculpar. No levantes jamás una cruz sólo para recordar que unos han matado a otros. Sería el estandarte del diablo.

[continuar leyendo...]

El "Camino” para los corazones y las mentes de millones de personas

Evgenii Pazukhin, colaborador de programas de radio, Radio Libertad y Deutsche Welle, Rusia

15 de junio de 1995

“Camino” es fruto de la gracia de Dios, a la cual el autor correspondió con todo su corazón y con toda su mente.

El libro es la consecuencia natural de promover encuentros pastorales con mucha gente. De ahí surge su tono animado, su lenguaje cultivado y los geniales, pequeños fragmentos que constituyen un mosaico asombrosamente bien integrado.

[continuar leyendo...]

Dios no está en las nubes

Aleksandr Zorin, poeta y miembro de la Unión Rusa de Escritores, Rusia

27 de agosto de 1994

Escrivá deroga el persistente cliché según el cual la vida de familia y el trabajo son dos esferas que se excluyen mutuamente, de las cuales supuestamente salimos, agotados, como limones exprimidos.

[continuar leyendo...]

¿Usted cree que Dios es el Señor de la historia?

Peter Berglar, Profesor Ordinario de Historia Moderna en la Universidad de Colonia, Alemania

26 de junio de 1985

Es conocido por sus biografías en las que casi todos los personajes de Berglar son figuras claves en la historia: hombres y mujeres que vivían en tiempos de cambio y que eran conscientes de ello. Al final de su vida escribió la biografías de tres santos que constituyeron figuras carismáticas en la Iglesia: San Pedro, Tomás Moro y San Josemaría. Así relató cómo conoció a Josemaría Escrivá:

[continuar leyendo...]

Ser cristiano en todo momento

Padre Aleksandr Men, Rusia

1 de mayo de 1980

Escrivá dice que ser Cristiano no significa vivir como un Fariseo, un pequeño burgués o un pagano e ir los domingos a un lugar determinado a una hora fija para tener una elevación espiritual. Un Cristiano es un Cristiano en todo momento, todos los días, en las circunstancias más ordinarias, tratando con las cosas más ordinarias.

[continuar leyendo...]

Card. Darío Miranda (1895 –1986), Arzobispo de la Ciudad de México y Primado de México de 1956 a 1977, México

Un amigo sincero

15 de junio de 1979

Quienes tuvimos la gracia de conocer a Mons. Escrivá de Balaguer y de tratarlo en múltiples ocasiones, sentimos el calor de su sincera amistad y su entrega ejemplar a la Iglesia hasta que Dios lo llamó a su presencia.

Encontré razón a muchas sinrazones

J. Carlos Bordolli Fattoruso, restaurador de libros, Uruguay

J. Carlos, uruguayo de pura cepa, llegó a la vida en el momento en que la selección uruguaya de fútbol se coronaba campeona del mundo. La vida lo hizo encuadernador y por sus manos pasó el libro Camino, escrito por san Josemaría. Para ese hombre de familia atea ya nada sería igual.

[continuar leyendo...]