San Josemaría Escrivá
Favores obtenidos por la intercesión del fundador del Opus Dei

Unión familiar

México

12 de julio de 2016

Quiero dar testimonio de la ayuda de Dios que he recibido por medio de la intercesión de san Josemaría. Tuve que mudarme de ciudad por motivos de trabajo. El cambio ha sido doloroso y nos ha afectado en nuestra unión familiar. Pedí que Dios me iluminase y mantuviese unida a mi familia. Ha sido difícil el camino pero, con la ayuda de Dios, lo he ido soportando. Pido a san Josemaría que siga intercediendo por mí ante Dios para lograr mi propósito. Gracias también porque los momentos de agobio son menos que los momentos de paz y armonía en mi familia.

Buenas noticias

F.E.M., Finlandia

12 de julio de 2016

Con gran alegría comparto mi historia. Conocimos a san Josemaría hace unos años por un amigo que nos dejó el libro ‘Amigos de Dios’. Con mi marido solíamos leer juntos este libro y nos hemos enamorado de este santo y de sus enseñanzas. Hicimos investigaciones para saber más. El año pasado (2015) me despidieron de mi empleo. Aunque esto representaba una crisis para mi familia, nunca perdí la esperanza. Cuanto más leía la página web de san Josemaría, más se fortalecía mi fe. Un día me encontré con la Novena del trabajo en un relato de la sección Testimonios. Mi marido y yo rezamos dos Novenas completas. Visitamos Italia en diciembre, fuimos a la iglesia prelaticia del Opus Dei, y pudimos rezar ante las tumbas de san Josemaría y del beato Álvaro. En enero de este año mi marido se topó con un antiguo amigo al que hacía como 5 años que no encontraba. En la conversación surgió la noticia de una organización en mi especialidad que contrataba nuevos empleados. Rápidamente les envié el curriculum y me convocaron para una entrevista dos semanas más tarde. El 31 de enero me llamaron con la buena noticia de que me ofrecían el puesto. Estoy muy agradecida por la intercesión de san Josemaría y del beato Álvaro. Sigo pidiendo siempre que haga mi trabajo lo mejor que pueda, para mayor gloria de Dios.

Apartamento

M.G.L., Brasil

4 de julio de 2016

Vendí mi piso para comprar dos: uno para mí y otro para mi hijo y su familia. El comprador entregó el dinero del mío, pero, cuando era el momento de hacer el segundo pago, aplazó la entrega y estábamos a punto de perder el anticipo que habíamos entregado para el piso de mi hijo. Nos sentíamos desesperados, así que durante la noche decidí empezar una novena a san Josemaría, rezando cada hora durante 9 horas. Con la gracia de Dios todo se resolvió en ese mismo día. Gracias, san Josemaría, por su intercesión.

Buscaba un trabajo fijo

S., Singapur

4 de julio de 2016

Después de haber buscado durante 10 meses un empleo permanente, un amigo me sugirió rezar la Novena del Trabajo pidiendo la intercesión de san Josemaría y de nuestra Madre Bendita. Después de 2 semanas me recomendaron para un buen puesto que ni siquiera había solicitado. Gracias a san Josemaría y a nuestra Madre María por sus oraciones e intercesiones. ¡Mantened siempre vuestra fe en el amor de Dios!

Siempre me ha respondido

J., España

27 de junio de 2016

Hace 4 años de un modo casual encontré la novena del trabajo. Por esa época me hice cargo del área técnica de una importante empresa relevando a una persona que parecía insustituible por la cantidad de años que había estado en el puesto. Empecé a rezar la novena diariamente y fui descubriendo cómo se resolvían las situaciones que enfrentaba. De hecho, desde entonces, hemos conseguido importantes logros y mejorado la gestión en muchos aspectos. Siempre que me he encontrado en una situación difícil he rezado a san Josemaría, pidiendo su intervención. Siempre me ha respondido. No tengo palabras ni sentimientos para dejar constancia de la inmensa ayuda que he obtenido de san Josemaría. Deseo aportar mi pequeña experiencia. Gracias, san Josemaría, continúo rezando cada día por mi familia y por todas las personas que lo necesiten.

El favor de un trabajo

V.S.T., Brasil

27 de junio de 2016

Es mi deseo comunicar que he conseguido, por intercesión de san Josemaría, rezando la novena, el favor de un trabajo. Fue concedido por la gracia de Dios en el segundo día de la novena, el 6 de mayo pasado. Sea alabado Nuestro Señor Jesucristo y Nuestra Madre María Santísima.

Trámites para la visa

M. R., México

21 de junio de 2016

Hace unos dos meses, mi mamá de 63 años comenzó el trámite de su visa para poder viajar a Estados Unidos y estar presente en la boda de uno de mis hermanos. En la primera entrevista que tuvo, además de haberle cobrado mucho dinero, no parecieron dar importancia a sus documentos y le negaron el trámite. Después de un tiempo, logró sacar otra cita y me contó que estaba muy nerviosa y triste. El día anterior a la entrevista era el aniversario de la ordenación sacerdotal de san Josemaría, así que le aconsejé a mi madre que le encomendara el asunto. Después de dos días, llamé para ver qué había pasado y mi mamá me contó que todo había sido muy extraño: cuando estaba haciendo la fila para la entrevista unos que pasaban por ahí le dijeron felicidades sin saber por qué y que le tocó la suerte de que la entrevistara una persona con la que platicó muy a gusto, no le pidió ningún documento y le dijo que el trámite de la visa sí se podía hacer. Mi mamá agradece el favor a san Josemaría porque no cesó de rezar durante el camino y le dijo que si le concedía el favor le rezaría todos los días su estampita.

Renegociación del contrato

R.

21 de junio de 2016

Desde 2008 llevo trabajando como empleado a tiempo completo en una empresa de alta tecnología que provee servicios de comunicaciones, servicios técnicos de campo, redes de comunicaciones, etc. a otras empresas. Mi cliente asignado desde el 2008 era una empresa farmacéutica muy reconocida a nivel internacional. En 2013, esta empresa farmacéutica entró en un proceso de renegociación de contrato con la empresa a la cual represento. Esta renegociación tomó alrededor de dos años y, al concluir, la empresa farmacéutica decidió prescindir de nuestros servicios por razones puramente económicas y otorgarle el contrato a otra empresa. Éramos dos ingenieros los asignados a brindar el servicio a esta empresa y, al enterarnos de dicho suceso, nos preocupamos grandemente e inmediatamente nos comunicamos con nuestro gerente de zona para saber qué sucedería con nuestros empleos. Él nos indicó que le había llegado la notificación de la cancelación del contrato y que nos recomendaba que consiguiéramos trabajo lo antes posible. Le comenté lo sucedido a mi madre y ella, que es una católica muy devota de Josemaría Escrivá, me comenzó a hablar de él, me mostró sus publicaciones y me enseñó la novena a Josemaría, pidiéndome que la rezara con mucho fervor ya que a ella nunca le había fallado. Comencé a rezar la novena y a aprender más de la vida de Josemaría. Recuerdo muy gratamente que un sábado, día en que no trabajamos, al octavo día de comenzar la novena estaba reunido con mi esposa en la casa y recibí una llamada de mi supervisora inmediata que me indicaba que la acababan de llamar de la empresa matriz indicándole que habían tomado la decisión de prescindir de los servicios del otro ingeniero y que yo me quedaría trabajando en la empresa y me asignarían otros clientes. Al momento de escribir estas líneas aún sigo aquí, muy contento y agradecido por esta oportunidad de seguir sirviendo.

El trabajo de mi hijo

D., Polonia

9 de junio de 2016

Desde hace un año rezaba por el trabajo de mi hijo. Hoy doy gracias al Señor Altísimo y a la Santísima Virgen, quienes me han otorgado esa gracia por la intercesión de san Josemaría: mi hijo recibió el trabajo cuando terminé de rezar la novena por segunda vez. Sobre la novena he leído los favores recibidos, que se recogen en la página web. De todo corazón y con gran gratitud, doy gracias por la intercesión de san Josemaría.

Trabajo para mi hija

L.S.B., México

9 de junio de 2016

Quiero dar testimonio de que, gracias a Dios, a través de la intercesión de san Josemaría, al término de la novena mi hija encontró el trabajo que tanto pedía. Bendito y alabado seas Señor por escucharme, gracias por tu intercesión, san Josemaría. Pidan a través de san Josemaría, tengan fe.

Para pagar un crédito

E., Polonia

1 de junio de 2016

He pedido con insistencia a san Josemaría que encontrara un trabajo con el que poder pagar un crédito contraído para sufragar los estudios de mi hija. Ya he pagado gran parte de la deuda. Espero que san Josemaría continúe ayudándome hasta el final.

Estaba en paro

M. A. C., Chile

30 de mayo de 2016

Mi padre me dio una estampa de san Josemaría diciéndome que era un santo especializado en problemas como el mío. Cuán grande fue mi sorpresa cuando pasada una semana me llamaron de una empresa en la cual hoy estoy trabajando. Un agradecido de san Josemaría.

Reinserción laboral

G. A., Argentina

30 de mayo de 2016

Hace tiempo mi sobrino huérfano se enfermó de meningitis. Quedó en coma y renuncié a mi trabajo para cuidarlo día y noche. Le pedí a san Josemaría que me ayudara a reinsentarme laboralmente, pero en un lugar donde respetaran mi fe. Entré en un colegio. Mi sobrino, ya recuperado, ha vuelto a la universidad. Gracias Señor, gracias san Josemaría.

Trabajo para mi marido, para mi hija y para mí misma

M., Polonia

24 de mayo de 2016

Quisiera dar testimonio de las gracias recibidas por la intercesión de san Josemaría. Cuando me despidieron, encontré en internet la novena a san Josemaría y, en seguida, empecé a rezarla. Logré un empleo, pero mi marido ha recibido una gracia aun más grande y también mi hija. Mi marido encontró un buen puesto de trabajo, con mejores condiciones económicas y más cerca de nuestra casa; ya no tiene que trabajar por la noche y viajar hasta el puesto de trabajo. Mi hija, durante sus estudios, consiguió las prácticas profesionales sin ningún problema y, después, le ofrecieron un contrato por 3 meses que luego se transformó en un contrato indefinido. Las condiciones de su trabajo son muy favorables, no solo económicamente. Doy gracias de todo corazón a san Josemaría y a la Santísima Virgen por los favores recibidos.

Desde el fondo de mi corazón

A. K., Kenia

16 de mayo de 2016

Escribo este testimonio para compartir algo que he aprendido. Yo era una “controladora fanática”. Al salir del colegio tenía notas muy altas y estaba orgullosa de ello. Estaba convencida de que todo saldría según lo tenía organizado y que nada podría destruir mis planes. Primer problema: mi papá cayó enfermo, y no podía pagarme todos los estudios. Tuve que buscar un trabajo a tiempo parcial para pagar las clases. Alguien me dio a conocer la novena de san Josemaría y, por primera vez en la vida, tuve la sensación de haber perdido el control. En mi "juventud inmadura", se me enseñó la primera y grande lección. Me puse de rodillas delante del Señor sin perder la esperanza, tratando de seguir la doctrina que había aprendido desde mi niñez – mis padres son católicos muy practicantes – y recé durante 7 días. Primer milagro: obtuve un trabajo a tiempo parcial en la misma universidad donde cursaba los estudios.

[continuar leyendo...]

RSS


Si desea enviar los favores que ha recibido por intercesión de san Josemaría, puede hacerlo escribiéndolos en el siguiente módulo

Para enviar favores

Nombre *


País


E-mail


¿Publicar? *
SI       NO

Código de seguridad *
 
Introduzca los números en el recuadro.

Mensaje *


  • Los campos marcados con * son obligatorios.
  • El código de seguridad sirve para evitar el envío de correo electrónico no deseado
  • Los datos recogidos en este formulario serán tratados de acuerdo con las normas de la legislación vigente. Serán utilizados exclusivamente para prestar el servicio solicitado. En ningún caso serán transferidos a terceros. El suscriptor del servicio puede consultar, modificar o anular los datos que ha facilitado.