PortadaSan Josemaría EscriváPara hablar con Dios
San Josemaría Escrivá
Para hablar con Dios

Familia y profesión: Compartir tareas

Me parece, pues, que tanto el hombre como la mujer han de sentirse justamente protagonistas de la historia de la salvación, pero uno y otro de forma complementaria. Etiquetas: Familia y profesión, Matrimonio, Trabajo

Lealtad a la Iglesia

¿Qué es la Iglesia? ¿Dónde está? Aturdidos y desorientados, muchos cristianos no hallan respuestas seguras a estas cuestiones. "Una serie de hechos y de dificultades parecen haberse dado cita, para ensombrecer el rostro limpio de la Iglesia", son palabras actuales de san Josemaría, en su homilía 'Lealtad a la Iglesia'. Su meditación puede satisfacer esas preguntas sobre la Iglesia fundada por Cristo. Etiquetas: Iglesia, Lealtad

La esperanza

A mí, y deseo que a vosotros os ocurra lo mismo, la seguridad de sentirme —de saberme— hijo de Dios me llena de verdadera esperanza. Estoy feliz con la certeza del Cielo que alcanzaremos, si permanecemos fieles hasta el final. Etiquetas: Contrición, Esperanza, Lucha ascética, Virtudes

Generosidad

Cuanto más generoso seas, por Dios, serás más feliz. ¡Qué gustoso resulta el sacrificio gaudium cum pace, alegría y paz, si la renuncia es completa! Etiquetas: Alegría, Generosidad, Virtudes, Vocación cristiana

La humildad

Jesucristo, Señor Nuestro, con mucha frecuencia nos propone en su predicación el ejemplo de su humildad: aprended de mí, que soy manso y humilde de corazón. Para que tú y yo sepamos que no hay otro camino. Etiquetas: Defectos, Humildad, Sinceridad, Virtudes

Convertir el trabajo en oración

Los hijos de Dios hemos de ser contemplativos: personas que, en medio del fragor de la muchedumbre, sabemos encontrar el silencio del alma en coloquio permanente con el Señor. Etiquetas: Contemplar, Oración, Trabajo, Visión sobrenatural

El estudio

Estudiante: fórmate en una piedad sólida y activa, destaca en el estudio, siente anhelos firmes de apostolado profesional. —Y yo te prometo, con ese vigor de tu formación religiosa y científica, prontas y dilatadas expansiones. Etiquetas: Estudio, Juventud, Responsabilidad

Amar a la Iglesia

Olvídate de ti mismo... Que tu ambición sea la de no vivir más que para tus hermanos, para las almas, para la Iglesia; en una palabra, para Dios. Etiquetas: Fidelidad, Iglesia, Papa

Somos hijos de Dios

Descansa en la filiación divina. Dios es un Padre —¡tu Padre!— lleno de ternura, de infinito amor. —Llámale Padre muchas veces, y dile —a solas— que le quieres. Etiquetas: Filiación divina, Presencia de Dios, Solidaridad

La Misericordia divina

¡Mira qué entrañas de misericordia tiene la justicia de Dios! —Porque en los juicios humanos, se castiga al que confiesa su culpa: y, en el divino, se perdona. ¡Bendito sea el santo Sacramento de la Penitencia! Etiquetas: Confesión Sacramental, Contrición, Conversión, Lucha ascética

Como un niño que balbucea

A la vuelta de cincuenta años, estoy como un niño que balbucea: estoy comenzando, recomenzando, como en mi lucha interior de cada jornada. Y así, hasta el final de los días que me queden: siempre recomenzando. Etiquetas: Agradecimiento, Contemplar, Infancia espiritual, Oración

Viernes Santo

El alma que sabe amar y entregarse así, se colma de alegría y de paz. Entonces, ¿por qué insistir en "sacrificio", como buscando consuelo, si la Cruz de Cristo —que es tu vida— te hace feliz? Etiquetas: Cruz, Jesucristo, Mortificación, Semana Santa

"Progresistas" e "integristas"

¿Qué papel cree que pueden tener en esta hora las tendencias que de modo general han sido llamadas "progresista" e "integrista"? Etiquetas: Iglesia, Concilio Vaticano II

La misión de la mujer en la Iglesia y en el mundo

Esta diversidad ha de comprenderse en toda la hondura que tiene, tan rica de matices y consecuencias, que libera al hombre de la tentación de masculinizar la Iglesia y la sociedad; y a la mujer de entender su misión, en el Pueblo de Dios y en el mundo, como una simple reivindicación de tareas que hasta ahora hizo el hombre solamente. Etiquetas: Ciudadanía, Mujer

Noviazgo y matrimonio

El amor humano es una aventura estupenda. Yo lo sé por el amor divino, que es mucho mas, pero que es compatible con el amor humano; con el amor humano santo, como el vuestro. Etiquetas: Juventud, Matrimonio, Santa Pureza, Noviazgo