PortadaLibrosApuntes sobre la vida del fundador del Opus Dei
Libros
Mons. Josemaría Escrivá de Balaguer

Circunstancias difíciles en el matrimonio

El trabajo de la mujer casada, su proyección social, el sentido vocacional del matrimonio, el número de hijos, la infecundidad matrimonial, la separación de los cónyuges, las riñas y divisiones, el conflicto generacional, etc. Etiquetas: Educación, Matrimonio, Familia

El 14 de febrero de 1943

Tenía la certeza sobrenatural de que los sacerdotes debían proceder de los seglares de la propia Obra, pero no sabía cómo resolver los graves problemas jurídicos que esto planteaba Etiquetas: 14 de febrero, Sociedad Sacerdotal de la Santa Cruz

Presentación

Salvador Bernal

El 26 de junio de 1975, al filo del mediodía, falleció en Roma Monseñor Escrivá de Balaguer. Horas más tarde sus restos mortales reposaban sobre el pavimento del Oratorio dedicado a Santa María, en la sede central de Opus Dei. Etiquetas: Padre, 26 de junio

I. Una familia Cristiana

Al pie del Pirineo aragonés se sitúa la amplia franja del Somontano –con alturas de 500 a 600 metros–, que enlaza la montaña con el llano, en rápido descenso hacia el Sur. Etiquetas: Barbastro, Familia Escrivá

II. Vocación al sacerdocio: los barruntos de una especial llamada divina

Yo nunca pensé en hacerme sacerdote, ni en dedicarme a Dios. No se me había presentado ese problema, porque creía que no era para mí. Etiquetas: Juventud, Sacerdocio

III. La fundación del Opus Dei

Don Josemaría comenzó a trabajar en Madrid en los primeros meses de 1927. Desplegaba una amplia labor sacerdotal, rezaba y seguía esperando que la Voluntad divina se le manifestase claramente Etiquetas: Madrid, Opus Dei

IV. Tiempo de amigos

La historia de los comienzos del Opus Dei puede compendiarse como historia de los amigos de su Fundador. Después del 2 de octubre de 1928, don Josemaría siguió con una nueva luz haciendo su vida normal. Etiquetas: Opus Dei

V. Corazón Universal

Mons. Escrivá de Balaguer se presentó muchas veces –en broma– como madrileño: porque en Madrid había nacido el Opus Dei. Muchos de los rincones de esta ciudad saben de su oración o de su caminar Etiquetas: Madrid, Opus Dei

VI. El resello de la filiación divina

1. La locura de los hijos de Dios Todo fue posible por la ilimitada y filial confianza del Fundador del Opus Dei en su Padre Dios. Sólo así se explica su fe en lo que para tantos era locura: también para él. Etiquetas: Fe, Filiación divina, Opus Dei

VII. Las Horas de la Esperanza

Días de guerra en España Frente de Madrid, junio de 1938. Desde un observatorio militar en Carabanchel Alto, con el anteojo de antenas de una batería, el Fundador del Opus Dei contempla destruida la casa de la calle Ferraz, 16, cuya puesta en marcha le costó tanto esfuerzo y tantas dificultades. Etiquetas: Guerra civil

VIII. La libertad de los hijos de Dios

El profundo amor que el Fundador del Opus Dei tuvo siempre por la libertad era una de las razones que le llevaban a disculpar y comprender, incluso, a quienes no le comprendían o llegaban a insultar a la Obra. Etiquetas: Libertad, Opus Dei, Verdad

IX. Padre de familia numerosa y pobre

Más de sesenta mil personas le llamaban Padre: así tituló Il Giorno de Milán, el 26 de julio de 1975, el artículo de Giuseppe Corigliano sobre Mons. Escrivá de Balaguer, fallecido un mes antes en Roma. Etiquetas: Historia, Opus Dei

Epílogo. Como un niño que balbucea

Al llegar a la noche y hacer el examen, al echar las cuentas y sacar la suma, ¿sabéis cuál es?: Pauper servus et humilis! Etiquetas: Infancia espiritual, San José, Brasil

De Barbastro a Logroño

El 19 de septiembre de 1898, don José se casó en Barbastro con María de los Dolores Albás y Blanc, que era la penúltima de trece hermanos Etiquetas: Familia Escrivá

Josemaría: la vergüenza, para pecar

Me metía debajo de la cama y no quería salir a la calle, tozudo, cuando me vestía el traje nuevo... Y mi madre, con un bastón de los que usaba mi padre, daba unos ligeros golpes en el suelo, delicadamente Etiquetas: Educación

Menos mi gazapito

A aquel niño un amigo de su familia le regaló un conejo pequeñito, vivo; y él, con aquel gazapo estaba entusiasmado, y cuando decía con su madre: y te ofrezco mis ojos, mis oídos, mi lengua, mi corazón, en una palabra, todo mi ser; le entró remordimiento y dijo: menos mi gazapito Etiquetas: Barbastro, Piedad

Cuéntanos el cuento

Debían efectivamente gustarle mucho los cuentos. Mencionó ante miles de personas, en Buenos Aires, que de pequeño se escapaba a la cocina: había allí dos cosas estupendas: una cocinera que se llamaba María, que era muy buena, que sabía siempre el mismo cuento, un cuento de ladrones simpáticos; y, además, había unas patatas fritas colosales Etiquetas: Confesión Sacramental

Primeras Oraciones

Su madre le enseñó las oraciones de la mañana y de la noche y con su padre, siendo niño aún, rezó muchas veces las oraciones de la noche. Con doña Dolores aprendió el Catecismo de la doctrina cristiana, hasta que llegó el momento de hacer la Primera Comunión Etiquetas: Educación, Piedad, Comunión

Premio en "Nociones de Aritmética y Geometría"

Tras unos cuantos paseos por los severos claustros, suena el timbre. En sus rostros se acentúa todavía el abatimiento, se les apodera el temor, el pánico. Realizan sus exámenes ante tres señores Etiquetas: Estudio

No llores. ¿No ves que Chon está ya en el Cielo?

Al morir Chon, como las hermanas habían ido falleciendo por edades –de menor a mayor–, Josemaría decía que entonces le tocaba a él. Dejó de repetirlo cuando se dio cuenta de que a su madre le entristecía Etiquetas: Barbastro, Cruz, Dolor, Familia Escrivá

Un castillo de naipes

Los Valdeolivos veían bastante a los Escrivá. Allí, bajo los soportales o en su casa, pasaban muchos ratos jugando Etiquetas: Dolor, Pobreza

Doña Dolores

Irradiaba serenidad y, al mismo tiempo, traslucía sufrimiento interior: me pareció que tenia los ojos llorosos” Etiquetas: Familia Escrivá

Así preparó el Señor mi alma

En el alma joven de Josemaría quedó grabada para siempre la lección de fe y entereza de sus padres, en aquel difícil trance. "Recuerdo, concretamente de mi padre, cosas que me enorgullecen y que no se han borrado de mi memoria" Etiquetas: Película

Se parecía mucho a su padre

Surgió así una buena amistad entre los Escrivá y los Royo. Muchos domingos salieron de paseo por la carretera de Laguardia, o la de Navarra, después de cruzar el puente de Hierro sobre el Ebro. Advirtió la alegría y el buen humor de Josemaría, guapo, alto y corpulento Etiquetas: Familia Escrivá, Logroño

Bah, tonterías..

Por aquel tiempo Josemaría había terminado el Bachillerato, en el Instituto de Logroño. Atrás quedaban el curso tercero, y los exámenes en Lérida; el cuarto, que hizo como alumno no oficial ya en Logroño, en el Instituto Etiquetas: Estudio, Logroño

En cuestión de horas

Al levantarse por la mañana, don José Escrivá se encontraba muy bien. Desayunó, rezó un buen rato ante una imagen de la Virgen Milagrosa, que tenían esos días en casa, y se puso a jugar con el pequeño Santiago Etiquetas: Familia Escrivá, Muerte

El ejemplo de un hogar cristiano

Madrid, octubre de 1967. El Fundador del Opus Dei se reúne por la mañana con los padres de los alumnos de Tajamar (Vallecas). Les habla de hogares de familia, de esos hogares vuestros que yo bendigo con las dos manos, como bendigo el hogar de mis padres. Etiquetas: Familia Escrivá, Viajes de catequesis, Familia

Soy paternalista

Soy paternalista, porque tengo un recuerdo maravilloso de mi padre y de mi madre. No les vi reñir nunca. Se querían mucho..., luego reñían: es evidente. Pero reñían cuando no estábamos los hijos delante Etiquetas: Defectos, Educación, Familia Escrivá, Matrimonio, Familia

Una en el clavo y ciento en la herradura

Yo he hecho sufrir siempre mucho a los que tenía alrededor. No he provocado catástrofes, pero el Señor, para formarme a mí, que era el clavo –perdón, Señor–, daba una en el clavo y ciento en la herradura. Y vi a mi padre como la personificación de Job Etiquetas: Cruz, Familia Escrivá, Pobreza

Un ejemplo de laboriosidad

No tengo memoria de haber visto jamás a mi madre ociosa. Y no era una persona rara: era una persona corriente, amable (...) Era una buena madre de familia, de familia cristiana, y sabía aprovechar el tiempo Etiquetas: Desprendimiento, Familia Escrivá, Orden, Trabajo