Josemaría Escrivá de Balaguer. Fundador del Opus Dei - Tal día como hoy La vida y enseñanzas de san Josemaría día a día http://www.es.josemariaescriva.info/ <![CDATA[30.3.1925]]> A las 10:30 de la mañana celebra su primera Misa en la capilla de la Virgen del Pilar, en Zaragoza (España), en sufragio por su padre, fallecido pocos meses antes: “En la Santa capilla ante un puñado de personas, celebré sin ruido mi Primera Misa”. Es el lunes anterior a la semana santa de este año.]]> <![CDATA[29.3.1947]]> El Ayuntamiento de Barbastro, su ciudad natal, lo nombra Hijo predilecto. Años después, en una carta al Alcalde, fechada el 28 de marzo de 1971, escribe: “Soy muy buen barbastrino y trato de ser buen hijo de mis padres. Déjame que te diga que mi madre y mi padre, aunque hubieron de salir de esa tierra, nos inculcaron, con la fe y la piedad, tanto cariño a las riberas del Vero y del Cinca”.]]> <![CDATA[28.3.1925]]> Recibe la ordenación sacerdotal en la iglesia de San Carlos, en Zaragoza (España). Es sábado: “Lo recibido... ¡es Dios! lo recibido es poder celebrar la Sagrada Eucaristía, la Santa Misa -fin principal de la ordenación sacerdotal-, perdonar los pecados, administrar otros Sacramentos y predicar con autoridad la Palabra de Dios, dirigiendo a los demás fieles en las cosas que se refieren al Reino de los Cielos”. A la ceremonia asiste su madre, su hermana Carmen y el hermano pequeño, Santiago, que tiene seis años.]]> <![CDATA[27.3.1975]]> Es Jueves Santo, víspera de sus bodas de oro sacerdotales. Apenas iniciado un rato de meditación comienza a orar en voz alta: “Adauge nobis fidem! Auméntanos la fe!, estaba diciendo yo al Señor. Quiere que le pida esto: que nos aumente la fe. Mañana no os diré nada; y ahora no sé lo que os voy a decir... Que me ayudéis a dar gracias a Nuestro Señor por ese cúmulo inmenso, enorme, de favores, de providencias, de cariño..., ¡de palos!, que también son cariño y providencia. A la vuelta de cincuenta años, estoy como un niño que balbucea: estoy comenzando, recomenzando, como en mi lucha interior de cada jornada. Y así, hasta el final de los días que me queden: siempre recomenzando. El Señor lo quiere así”.]]> <![CDATA[26.3.1967]]> “La vida cristiana deber ser vida de oración constante, procurando estar en la presencia del Señor de la mañana a la noche y de la noche a la mañana. El cristiano no es nunca un hombre solitario, puesto que vive en un trato continuo con Dios, que está junto a nosotros y en los cielos”, dice hoy en una homilía que será publicada en Es Cristo que pasa.]]> <![CDATA[25 de marzo: Festividad de la Anunciación del Señor]]> Festividad de la Anunciación del Señor. “Cómo enamora la escena de la Anunciación. María ¡cuántas veces lo hemos meditado! está recogida en oración..., pone sus cinco sentidos y todas sus potencias al hablar con Dios. En la oración conoce la Voluntad divina; y con la oración la hace vida de su vida: ¡no olvides el ejemplo de la Virgen!”, dirá en un punto de Surco.]]> <![CDATA[24.3.1933]]> Escribe: “No tengas miedo a la muerte. –Acéptala, desde ahora, generosamente…, cuando Dios quiera…, como Dios quiera…, donde Dios quiera. – No lo dudes: vendrá en el tiempo, en el lugar y del modo que más te convenga…, enviada por tu Padre-Dios. - ¡Bienvenida sea nuestra hermana la muerte!”]]> <![CDATA[23.3.1939]]> Escribe una carta a Álvaro del Portillo: "Jesús te me guarde, Saxum.Y sí que lo eres. Veo que el Señor te presta fortaleza, y hace operativa mi palabra: saxum! Agradéceselo y séle fiel, a pesar de... tantas cosas. ¡Si vieras, qué ganas más grandes tengo de ser santo, y de haceros santos! Te abrazo y te bendigo. Mariano. ]]> <![CDATA[23.3.1933]]> “Véncete cada día desde el primer momento, levantándote en punto, a hora fija, sin conceder ni un minuto a la pereza”, escribe. Más tarde, contará divertido: “¿Sabéis lo que hacía yo, durante una época –hace años, apenas cumplidos los treinta- en que me encontraba tan fatigado que apenas conciliaba el sueño? Pues, al levantarme, me decía: antes de comer dormirás un poco. Y cuando salía a la calle, añadía contemplando el panorama de trabajo que se me echaba encima aquel día: Josemaría, te engañé”.]]> <![CDATA[22.3.1933]]> Escribe: “Ten presencia de Dios y tendrás vida sobrenatural”.]]>