PortadaMultimediaTestimoniosRafael Alvira habla de sus recuerdos con san Josemaría: "Amaba la libertad"
Multimedia
Testimonios sobre san Josemaría en vídeo

Rafael Alvira habla de sus recuerdos con san Josemaría: "Amaba la libertad"

Etiquetas: Libertad, Naturalidad, Unidad de vida, Universidad
Descargar:
  Rafael Alvira recuerda sus primeras impresiones al conocer a san Josemaría: su vitalidad, su simpatía y su sencillez. Era también una persona de gran sencillez que vivía –se notaba en seguida– la unidad de vida, algo de lo que siempre hablaba como característico del espíritu del Opus Dei.

La primera vez que estuve con san Josemaría fue cuando yo tenía tan sólo 5 años y después lo vi en varias ocasiones durante mi época de estudiante universitario; tuve la suerte de estar con él en muchas tetulias, como a él le gustaba llamarlas, reuniones de pequeños grupos de gente. Después de mi época de estudiante lo vi también bastantes veces pero con menos asiduidad. Lo primero que me impresionó de la personalidad de san Josemaría fue su vitalidad. Eso saltaba a la vista nada más estar frente a él. Después su simpatía. Era un hombre muy simpático, tenía muy buen humor. Era también una persona de gran sencillez que vivía – se notaba en seguida – la unidad de vida, algo de lo que siempre hablaba como característico del espíritu del Opus Dei. San Josemaría actuaba con gran naturalidad, gran sinceridad. Por ejemplo, recuerdo haber dicho: “No sé si esto lo puedo contar o no...” y inmediatamente decía: “Pues si no lo puedes contar, no lo cuentes”. Era muy directo pero al mismo tiempo elegante, sencillo.

En él se veía una profunda sobrenaturalidad. Era una persona que se notaba que estaba en todo momento con Dios y que, a la vez, iba perfectamente enlazada con lo natural.

Pienso que él no tenía mente de filósofo, aunque sobra decir que era sumamente inteligente. Aparte de ese aspecto más sobrenatural, era muy listo, y aunque creo que no tenía el estilo filosófico, me he dado cuenta que yo, después de estudiar muchas veces temas relacionados con la filosofía, al final he acabado por llegar a conclusiones que él las decía en directo, sin argumentarlas filosóficamente, pero que eran así. Se ve que no necesitaba pasar por nada intermedio y llegaba rapidísimamente.

El fundador del Opus Dei demostró una gran heroicidad porque supo responder con elegancia y sin atacar a nadie, ante cosas que eran duras y difíciles. Es impresionante hasta qué punto san Josemaría respetaba y amaba la libertad propia y de los demás.

El futuro de la sociedad depende de que se tome en serio el hecho de que hay que ser libre ocupándose de los demás. La propia libertad hay que emplearla para el bien común, y eso san Josemaría lo vio con una profundidad enorme, porque su mensaje fue precisamente que en la vida diaria había que santificarse, y santificar es lo mismo que trabajar de una manera muy profunda por el bien de todos.

Rafael Alvira Dominguez, catedrático de Filosofía y director del Instituto de Empresa y Humanismo de la Universidad de Navarra.