San Josemaría Escrivá
Para hablar con Dios

El via crucis en mp3

Etiquetas: Conversión, Cruz, Generosidad, Oración, Via Crucis, Cuaresma, Audio
La Cuaresma y la Semana Santa son momentos especialmente adecuados para considerar la Pasión, Muerte y Resurrección de Nuestro Señor. El Via Crucis, devoción cristiana, ayuda a acompañar a Cristo en el camino hacia la Cruz.

Ofrecemos en mp3 el audio de Via Crucis, libro de san Josemaría que ayuda a vivir esta devoción cristiana.



Costumbre de antigua tradición

El Via Crucis es una costumbre cristiana que busca acompañar a Cristo a lo largo del camino que realizó hasta la Cruz. “La oración cristiana practica el Vía Crucis siguiendo al Salvador. Las estaciones desde el Pretorio, al Gólgota y al Sepulcro jalonan el recorrido de Jesús que con su Santa Cruz nos redimió” (Catecismo de la Iglesia Católica , 2669)

La costumbre de rezar las Estaciones de la Cruz posiblemente comenzó en Jerusalén. Ciertos lugares de La Vía Dolorosa (aunque no se llamó así antes del siglo XVI), fueron reverentemente señalados por los fieles desde los primeros siglos. Hacer allí las Estaciones de la Cruz se convirtió en la meta de muchos peregrinos desde la época del emperador Constantino (Siglo IV).

Desde el siglo XII los peregrinos escriben sobre la "Vía Sacra", como una ruta por la que pasaban recordando la Pasión. No sabemos cuándo surgieron las Estaciones según las conocemos hoy, ni cuándo se comenzó a conceder indulgencias a aquellos que practicaban esta devoción, pero probablemente fueron los Franciscanos los primeros en establecer el Vía Crucis, ya que a ellos se les concedió en 1342 la custodia de los lugares mas preciados de Tierra Santa. Con el tiempo, esta costmbre se extendió entre los cristianos, hasta el momento actual.

San Josemaría  escribió el libro Vía Crucis, donde expresa su devoción a la Cruz
San Josemaría escribió el libro Vía Crucis, donde expresa su devoción a la Cruz
Via Crucis

"Entre todos los relatos evangélicos, Mons. Escrivá de Balaguer se detenía con especial detalle y amor en los de la Muerte y Resurrección de Jesús. Allí, entre otras muchas consideraciones, contemplaba la Humanidad Santísima de Cristo, que -en su afán de acercarse a cada uno- se nos revela con toda la flaqueza humana y con toda la esplendidez divina. Por eso, decía, aconsejo siempre la lectura de libros que narran la Pasión del Señor. Esos escritos, llenos de sincera piedad, nos traen a la mente al Hijo de Dios, Hombre como nosotros y Dios verdadero, que ama y que sufre en su carne por la Redención del mundo (Ibidem). Verdaderamente, un cristiano madura y se hace fuerte junto a la Cruz, donde también encuentra a María, su Madre.
Como fruto de su contemplación de las escenas del Calvario, el Fundador del Opus Dei preparó este Via Crucis". (Mons. Álvaro del Portillo, prólogo a Via Crucis Roma, 14 de septiembre de 1980; fiesta de la Exaltación de la Santa Cruz)