Documentación
Artículos y Estudios

San Pedro in Gallicantu

J. Gil

Etiquetas: Arrepentimiento, Iglesia, Misericordia, Huellas de nuestra fe, Papa Francisco, conversión
Huellas de nuestra fe
La cohorte, el tribuno y los servidores de los judíos prendieron a Jesús y le ataron. Y le condujeron primero ante Anás, porque era suegro de Caifás, el sumo sacerdote aquel año. Caifás era el que había aconsejado a los judíos: «Conviene que un hombre muera por el pueblo» (Jn 18, 12-14.)

Los cuatro evangelistas relatan el interrogatorio al que los príncipes de los sacerdotes y el Sanedrín sometieron a Jesús. Tuvo lugar en la casa de Caifás (Cfr. Mt 26, 57). Hasta allí consiguieron llegar dos testigos de excepción: Simón Pedro y otro discípulo seguían a Jesús. Este otro discípulo era conocido del sumo sacerdote y entró con Jesús en el atrio del sumo sacerdote. Pedro, sin embargo, estaba fuera, en la puerta. Salió entonces el otro discípulo que era conocido del sumo sacerdote, habló con la portera e introdujo a Pedro (Cfr. Mt 26, 57.)

Durante el proceso, contrastan las actitudes del Maestro y de san Pedro. Ante las acusaciones injustas, los cargos infundados, los testimonios falsos, las afrentas... Jesús calló. Después, cuando debió proclamar la verdad, la afirmó con serenidad. Pedro, atemorizado por los servidores, negó que tuviera algo que ver con el Maestro: no lo conozco (Lc 22, 58), no sé de qué hablas (Mt 26, 70), no conozco a ese hombre (Mc 14, 71.)

Y al instante, cuando todavía estaba hablando, cantó un gallo. El Señor se volvió y miró a Pedro. Y recordó Pedro las palabras que el Señor le había dicho: «Antes que cante el gallo hoy, me habrás negado tres veces». Y salió afuera y lloró amargamente (Lc 22, 60-62.)

Formato pdf para imprimir (A4)

Fotografía: Alfred Driessen
Fotografía: Alfred Driessen
La casa de Caifás
En Jerusalén, este episodio se sitúa en la ladera oriental del monte Sión, no muy lejos del Cenáculo, es decir, en un barrio residencial de la ciudad en tiempos de Jesucristo, que se asomaba a los torrentes Cedrón y Ginón. Los estudiosos proponen al menos dos emplazamientos diferentes para la casa de Caifás en esa zona, pero los resultados arqueológicos son más sugerentes a favor de San Pedro in Gallicantu. Este santuario se levanta en una propiedad que pertenece a los Agustinos Asuncionistas desde finales del siglo XIX. Las excavaciones realizadas de 1888 a 1909 y de 1992 a 2002 sacaron a la luz los restos de una mansión de época herodiana, con molinos, cisternas y dependencias rupestres. Además, se halló el umbral de una puerta, en piedra bien labrada, con una inscripción señalando el lugar donde se depositaban limosnas por el perdón de los pecados, y dos colecciones de medidas y pesas de las que se utilizaban en el Templo. Esta casa habría sido venerada más tarde por los cristianos, quienes construyeron una iglesia encima en el siglo V, de la que se conservan algunos pavimentos en mosaico. El centro de la basílica lo constituía una cisterna profunda, que inicialmente debió de ser un baño ritual judío.

Es probable que un antiguo testimonio del siglo VI se refiera a aquel santuario: «del Gólgota a Santa Sión hay doscientos pasos. Esta es la madre de todas las iglesias, pues ha sido fundada por nuestro Señor Cristo y por los apóstoles. Fue la casa de san Marcos evangelista. Desde Santa Sión hasta la casa de Caifás, que ahora es la iglesia de San Pedro, hay más o menos cincuenta pasos» Theodosii, De situ Terræ Sanctæ, 7 (CCL 175, 118)
El edificio bizantino sufrió la suerte de otros muchos templos de Tierra Santa: destruido en el siglo VII por los persas, fue restaurado; tras ser demolido este segundo santuario en el siglo XI, los cruzados construyeron una tercera basílica en el XII; también fue arrasada, y más tarde sustituida por un pequeño oratorio, que finalmente desapareció en el siglo XIV. Los vestigios de cada etapa quedaron sepultados hasta 1887, cuando los religiosos asuncionistas se hicieron cargo del terreno.

La iglesia
La iglesia actual fue consagrada en 1931, y renovada completamente en 1997. Dispone de dos niveles y una cripta: en la capilla superior, cubierta por una cúpula decorada con mosaicos y vidrieras, se recuerda el proceso de Jesús ante el Sanedrín; en el oratorio intermedio, donde el suelo rocoso empieza a aflorar sobre el pavimento, se rememoran las negaciones de Pedro, su llanto y el encuentro con el Señor resucitado a orillas del mar de Galilea, cuando lo confirmó en su misión; más abajo, en la cripta, se hallan varias grutas cuyo uso a través de los siglos es difícil de precisar, y la cisterna venerada desde época bizantina, conocida como la fosa profunda.

Esta última, por tratarse de la parte de la casa original que atrajo la atención de los cristianos desde los tiempos más antiguos, resulta de gran interés: el primer acceso a la cavidad, por una escalera y una puerta doble, demuestra que sirvió para los baños de purificación judíos; en algún momento se siguió excavando, para aumentar la profundidad y convertirla en cisterna, y se abrió un orificio circular en la bóveda. Los signos añadidos por los fieles —tres cruces grabadas en la faja interna del agujero, además de la silueta de un orante y otras siete cruces pintadas en las paredes de la fosa— manifiestan que en el siglo V el lugar era considerado el presidio donde Jesús aguardó la aurora del Viernes Santo. Buscando continuidad con esa tradición, los peregrinos actuales meditan allí sobre los padecimientos de Cristo, siguiendo las palabras del salmista:

Me has puesto en la fosa más honda,
en las tinieblas, en los abismos.
Tu furor pesa sobre mí,
me has echado encima todas tus olas.
Has alejado de mí a mis conocidos,
me has hecho para ellos algo abominable;
estoy encerrado y no podré salir.
Mis ojos languidecen de pena.
Todo el día, Señor, te invoco,
tiendo mis manos hacia Ti (Sal 88, 7-10.)

En el exterior de la iglesia se aprecian otros restos arqueológicos, entre los que destaca una calle escalonada perpendicular a la ladera. Unía los barrios nobles, en la zona alta, con los populares, situados a lo largo del torrente Cedrón, cerca de los puntos de aprovisionamiento de agua: la fuente de Guijón y la piscina de Siloé. Sin duda, el camino existía en tiempos del Señor —aunque quizá no empedrado—, y es muy probable que lo recorriera en numerosas ocasiones: en particular, la noche del Jueves Santo, primero acompañado por los Apóstoles, para trasladarse del Cenáculo a Getsemaní, y después conducido a la fuerza por el tropel de gente que lo había prendido en el huerto de los Olivos, y que lo llevó a la casa del sumo sacerdote.

En el recinto del santuario, los peregrinos tienen oportunidad de contemplar además una maqueta a gran escala que representa Jerusalén en época bizantina. Se reproducen con detalle las siete iglesias que fueron construidas entre los siglos IV y VI: el Santo Sepulcro, Santa Sión —que agrupaba la Dormición y el Cenáculo—, Santa María de la Probática —que hoy coincide más o menos con Santa Ana—, San Juan Bautista —donde estuvo el palacio de Herodes y ahora se alza la Ciudadela—, Siloé —sobre la piscina—, Santa María —conocida como la Nea, en el cardo máximo, también desaparecida— y San Pedro.

Fotografía: Leobard HInfelaar
Fotografía: Leobard HInfelaar
Durante su estancia en Tierra Santa, en 1994, don Álvaro del Portillo rezó en San Pedro in Gallicantu el 21 de marzo por la tarde, la víspera de regresar a Roma.

La misericordia del Señor no nos abandona
Cuando el gallo cantó, el Señor se volvió y miró a Pedro. Y recordó Pedro las palabras que el Señor le había dicho: «Antes que cante el gallo hoy, me habrás negado tres veces». Y salió afuera y lloró amargamente (Lc 22, 61-62.) Solo san Lucas anota aquel gesto misericordioso de Jesús: el Señor convirtió a Pedro —que le había negado tres veces— sin dirigirle ni siquiera un reproche: con una mirada de Amor.
—Con esos mismos ojos nos mira Jesús, después de nuestras caídas. Ojalá podamos decirle, como Pedro: "¡Señor, Tú lo sabes todo; Tú sabes que te amo!", y cambiemos de vida (Surco, n. 964.)

Comentando este pasaje, san Ambrosio explica: «todos aquellos a los que Jesús mira, lloran. La primera vez, Pedro renegó y no lloró: era porque el Señor no le había mirado. Le negó una segunda vez y tampoco lloró, pues aún no le había mirado el Señor. Pero, al negarle por tercera vez, Jesús clavó en él su mirada, y comenzó a llorar con incontenible amargura (...). Pedro lloró, y con una amargura profunda; lloró con el fin de que sus lágrimas pudieran lavar su pecado. También tú debes llorar tu culpa con lágrimas si quieres conseguir el perdón en el mismo momento e instante en que te mire Cristo. Si te acontece caer en algún pecado, el que está como testigo en lo más íntimo de tu ser te mira para hacerte recordar y confesar tu error». San Ambrosio, Expositio Evangelii secundum Lucam, X, 89-90.

Aunque el pecado mortal destruye la caridad en el corazón del hombre y lo aparta de Dios (Cfr. Catecismo de la Iglesia Católica, n. 1855), la misericordia del Señor no nos abandona, la conversión siempre es posible: «invito a cada cristiano —convoca el Santo Padre—, en cualquier lugar y situación en que se encuentre, a renovar ahora mismo su encuentro personal con Jesucristo o, al menos, a tomar la decisión de dejarse encontrar por Él (...). Cuando alguien da un pequeño paso hacia Jesús, descubre que Él ya esperaba su llegada con los brazos abiertos. Este es el momento para decirle a Jesucristo: "Señor, me he dejado engañar, de mil maneras escapé de tu amor, pero aquí estoy otra vez para renovar mi alianza contigo. Te necesito. Rescátame de nuevo, Señor, acéptame una vez más entre tus brazos redentores". ¡Nos hace tanto bien volver a Él cuando nos hemos perdido! Insisto una vez más: Dios no se cansa nunca de perdonar, somos nosotros los que nos cansamos de acudir a su misericordia» Francisco, Exhort. apost. Evangelii gaudium, 24-XI-2013, n. 3.

Mientras peleamos —una pelea que durará hasta la muerte—, no excluyas la posibilidad de que se alcen, violentos, los enemigos de fuera y de dentro. Y por si fuera poco ese lastre, en ocasiones se agolparán en tu mente los errores cometidos, quizá abundantes. Te lo digo en nombre de Dios: no desesperes. Cuando eso suceda —que no debe forzosamente suceder; ni será lo habitual—, convierte esa ocasión en un motivo de unirte más con el Señor; porque Él, que te ha escogido como hijo, no te abandonará. Permite la prueba, para que ames más y descubras con más claridad su continua protección, su Amor (...).
¡Adelante, pase lo que pase! Bien cogido del brazo del Señor, considera que Dios no pierde batallas. Si te alejas de Él por cualquier motivo, reacciona con la humildad de comenzar y recomenzar; de hacer de hijo pródigo todas las jornadas, incluso repetidamente en las veinticuatro horas del día; de ajustar tu corazón contrito en la Confesión, verdadero milagro del Amor de Dios. En este Sacramento maravilloso, el Señor limpia tu alma y te inunda de alegría y de fuerza para no desmayar en tu pelea, y para retornar sin cansancio a Dios, aun cuando todo te parezca oscuro. Además, la Madre de Dios, que es también Madre nuestra, te protege con su solicitud maternal, y te afianza en tus pisadas. Amigos de Dios, n. 214.

Los evangelistas no narran si san Juan permaneció en la casa de Caifás o salió detrás de san Pedro, ni tampoco sabemos dónde se dirigió cada uno después. Pero a san Juan lo encontramos más tarde al pie de la Cruz, junto a Santa María: antes, solo, no podías... —Ahora, has acudido a la Señora, y, con Ella, ¡qué fácil! Camino, n. 513.



Buscar en: Artículos y Estudios

Texto de la búsqueda




Fechas


Desde:
Hasta:



Documentos relacionados

Vídeo

Francisco alerta en la audiencia general contra el pecado de hipocresía

Vídeo. (Rome Reports). Durante la audiencia general el Papa habló del pasaje del Nuevo Testamento en el que una mujer pecadora lava los pies de Jesús ante la indignación de los fariseos.

Documentos