PortadaNoticiasUna aportación para la Iglesia
Noticias

Una aportación para la Iglesia

18 de noviembre de 2013

Etiquetas: Amar al mundo apasionadamente, Estudio, Santidad, Seguir a Cristo, Vida ordinaria, Vocación cristiana, Mentalidad laical, Teología
Una puerta abierta a futuros encuentros y publicaciones. Con este deseo se ha concluido el Congreso Internacional sobre san Josemaría y el Pensamiento Teológico, que finalizó el pasado sábado en la Universidad de la Santa Cruz en Roma. A la pregunta "¿Qué representan los santos para la Teología?", teólogos, historiadores, filósofos y canonistas han compartido experiencias e ideas sobre la aportación del fundador del Opus Dei a la teología en la época actual.

El Congreso comenzó el pasado jueves con la lectura del Telegrama que el Secretario de Estado, Monseñor Pietro Parolín, ha escrito con la Bendición del Papa Francisco a todos los participantes del Congreso sobre San Josemaría:

Con ocasión del Congreso Internacional dedicado a "San Josemaría Escrivá de Balaguer y el pensamiento teológico", organizado al final del Año de la Fe por la Pontificia Universidad de la Santa Cruz, institución académica por él inspirada, el Sumo Pontífice Francisco dirige a todos su afectuoso saludo, con el deseo de que el precioso ejemplo de la vida sacerdotal del santo Fundador, precursor del Concilio Vaticano II al proponer la llamada universal a la santidad, suscite en todos los fieles de la gran familia del Opus Dei una renovada certeza de que el creyente, en virtud del bautismo que lo incorpora a Cristo, está llamado a ser santo y a colaborar con su trabajo cotidiano a la salvación de la humanidad.

Su Santidad, al tiempo que recuerda la perenne verdad predicada con la palabra y con la vida por san Josemaría Escrivá -que la fecundidad del apostolado está en la oración y en una vida sacramental intensa y constante-, pide una oración por su persona y su ministerio, e invocando la luz del Espíritu Santo para una fructuosa reflexión, imparte a Su Excelencia, al Rector Magnífico y a los profesores la deseada Bendición Apostólica, que extiende a los presentes y a cuantos frecuentan la Pontificia Universidad.


Arzobispo Pietro Parolin
Secretario de Estado de Su Santidad

Lea el telegrama en italiano
Los participantes a estas jornadas provienen de más de 25 países distintos. Foto: Pusc
Los participantes a estas jornadas provienen de más de 25 países distintos. Foto: Pusc

A la luz de su vida y enseñanzas
El Gran Canciller de la Universidad de la Santa Cruz y Prelado del Opus Dei, Monseñor Javier Echevarría, realizó en su conferencia un recorrido histórico de las vivencias del Fundador del Opus Dei antes, durante y después del Concilio Vaticano II. En los años precedentes, san Josemaría ya era un precursor del mensaje del Concilio por su predicación y labor sacerdotal. Los años del Concilio ecuménico, en los que san Josemaría residía en Roma, está caracterizada por sus encuentros con los participantes a las sesiones del Concilio, y, por último, el Prelado del Opus Dei, habló de la fidelidad con la que el fundador del Opus Dei llevó a la práctica las enseñanzas de los documentos conciliares.

Monseñor Echevarría, que estuvo muy cerca del Fundador del Opus Dei, destacó que "la vida y las enseñanzas de san Josemaría continuarán iluminando la renovación presente y futura de la Iglesia, porque ayudan a acoger en profundidad la verdad de la Iglesia como pueblo de Dios y Cuerpo de Cristo, y su misión vivificante de mundo".

El Prelado del Opus Dei, Javier Echevarría, durante un momento de su intervención. Foto: Pusc
El Prelado del Opus Dei, Javier Echevarría, durante un momento de su intervención. Foto: Pusc
Por su parte, Monseñor Fernando Ocáriz, Vicecanciller de la Universidad de la Santa Cruz, ha resaltado la importancia de la identificación del cristiano con Cristo, fruto de saberse hijos de Dios. San josemaría desarrollaba muchas veces esta realidad afirmando que el cristiano, por la gracia, debe ser no otro Cristo, sino el mismo Cristo. La profundidad con la que entendía esta expresión no encuentra su origen en una especulación teológica, sino en una contemplación espiritual, cuando en 1931, Dios le hizo experimentar de un modo extraordinario la filiación divina.

Ocáriz también desarrolló también el mensaje de san Josemaría en cuanto que el cristiano puede descubrir en las tareas ordinarias en ocasión y medio de encuentro con Jesucristo. Como decía san Josemaría: “Sabedlo bien: hay un algosanto, divino, escondido en las situaciones más comunes, que toca a cada uno de vosotros descubrir”. (Conversaciones, 114)

"El signo de la santidad es la alegría". Esta es una de las señas de identidad que el Profesor Tanzella-Nitti resaltó al hablar de las personas que buscan a Dios en el ámbito de sus tareas ordinarias. O dicho de otra forma, el signo de la santidad es signo de una "humanidad atrayente".

Cristo, en el centro
El “cristocentrismo” está en el fundamento de otros aspectos esenciales en san Josemaría como la centralidad de la filiación divina en la vida del cristiano, la misa como centro y raíz de la vida cristiana, la santificación del trabajo, la relación entre sacerdocio común y sacerdocio ministerial, la unidad de vida, la bondad original del mundo, entre otros. El profesor de Teología Espiritual Javier López, coordinador del congreso, abundó en la idea de que aunque las enseñanzas de san Josemaría se refieran fundamentalmente a cómo llevar una vida cristiana, en ellas hay al mismo tiempo una visión de Cristo que puede iluminar a la investigación teológica. Para el fundador del Opus Dei, la redención de Cristo, que culmina con su muerte y resurrección, ya se estaba realizando durante sus años de vida familiar en Nazareth. Ese hecho muestra que Cristo ha redimido de las consecuencias del pecado a las realidades humanas.

Por su parte, el cardenal Kurt Koch, presidente del Consejo Pontificio para la Promoción de la Unidad de los Cristianos, y el profesor François-Marie Lèthel, de la Facultad Teológica Teresianum (Roma), dedicaron expresamente sus intervenciones al pensamiento de Benedicto XVI, según el cual los santos testimonian "que la verdad de Dios no es una teoría sino una Persona".

Fieles cristianos, unidad y diversidad
Una particular atención se dedicó al ámbito de la teología moral, con la intervención de los profesores Réal Tremblay, de la Academia Alfonsiana de Roma, y Angel Rodríguez Luño, de la Universidad de la Santa Cruz. “La aportación de san Josemaría a la teología moral, según Rodríguez Luño, está en el estilo global de vida cristiana que ha propuesto con fuerza e incisividad”. Un estilo que sugiere, añadió, una teología moral positiva, realista, abierta y amante de la libertad y del pluralismo.

El profesor José Luis Illanes. Foto: Pusc.
El profesor José Luis Illanes. Foto: Pusc.
¿Qué imagen de Iglesia que se desprende de la predicación y de la actividad pastoral de san Josemaría? Para José Ramón Villar, Profesor de Eclesiología en la Universidad de Navarra, se trata de una Iglesia en la que todos los fieles tienen la misma dignidad en virtud del bautismo. En san Josemaría, según explico, la condición de “fiel cristiano” es común a laicos, religiosos y ministros consagrados. Existe, por tanto, una unidad de vocación y una distinción de funciones y carismas dentro de una misma misión.

En la clausura del Congreso se presentó el "Diccionario de San Josemaría", que ofrece una síntesis, ordenada alfabéticamente, de la enseñanza del fundador del Opus Dei sobre diversos temas, e incluye también una breve bibliografía sobre cada uno de los puntos. La profesora y una de las coordinadoras del diccionario Mercedes Alonso relató paso a paso la génesis y desarrollo de la publicación, al tiempo que el profesor González Gullón y José Luis Illanes, miembros del comité coordinador del diccionario, explicaron el desarrollo y la importancia de los escritos de san Josemaría hasta nuestros días.

Riqueza doctrinal y teológica
En la conclusión del congreso el cardenal Koch afirmó, glosando palabras de Benedicto XVI, que los santos son los testigos más creíbles de la fe cristiana, los verdaderos reformadores de la Iglesia y los primeros intérpretes de la Sagrada Escritura. En el caso de san Josemaría, el Papa Francisco expresó en su mensaje el deseo de que el ejemplo del fundador del Opus Dei fuera ocasión para una “renovada conciencia de que el creyente, en virtud de bautismo que lo incorpora a Cristo, está llamado a ser santo y a colaborar –con su trabajo cotidiano- en la salvación de la humanidad”.

Como aseguró el profesor José Luis Illanes tras el término de las jornadas, "en este primer congreso internacional sobre san Josemaría se ha destacado la riqueza doctrinal y teológica del fundador del Opus Dei". Como explica el profesor Illanes, "ha pasado ya un tiempo suficiente para poder meditar despacio la predicación y escritos de san Josemaría". Como explica Illanes, "en el ambiente que ha habido en el congreso, muy agradable, amable, sencillo, de alegría de estar pensando sobre un santo y su pensamiento, había una conciencia fuerte de que el mensaje de san Josemaría afecta a la compresión del misterio mismo de Dios, que es a lo que aspira la Teología. Esto se ha puesto de relieve desde muchos puntos de vista y con gran riqueza".

Como asegura José Luis Illanes, "ahora se abre paso el desarrollo de todo lo dialogado durante estos días, para que este congreso quede superado por futuros congresos y publicaciones".