PortadaNoticiasLa familia, un sueño de Dios
Noticias

La familia, un sueño de Dios

24 de noviembre de 2015

Etiquetas: Agradecimiento, Familia Escrivá, Familia, Sínodo de la Familia
Publicamos una carta escrita por don Enrique Monasterio a José Escrivá Corzán, padre de san Josemaría, y publicada en el blog "Pensar por libre" .
El 27 de noviembre es el aniversario del fallecimiento de don José Escrivá.

La madre y el padre de san Josemaría
La madre y el padre de san Josemaría
Lea la noticia en el blog "Pensar por libre".

Querido don José…, ¿Me permites que te llame "abuelo" como hago cuando estoy en familia o cuando charlamos sin palabras, tú y yo a solas? Fuiste el padre de un gran santo. Lo sabes bien, porque ahora está a tu lado en el Cielo. A lo mejor le ayudas a clasificar la correspondencia que recibe desde aquí abajo. Es una tarea sencilla porque allí tenéis un correo mucho más veloz y eficaz que el de Internet, y seguro que disfrutas comprobando que ya somos millones los que acudimos diariamente a la intercesión de San Josemaría sin problemas de wifi ni de cobertura.

Fuiste comerciante en Barbastro a comienzos del siglo XX, copropietario de "Juncosa y Escrivá", un establecimiento que, según reza el cartel publicitario de la época, vendía tejidos "nacionales y extranjeros" y hacía "exquisitos chocolates elaborados a brazo, premiados con medalla de oro".
Sin embargo me temo que no se te dieron bien los negocios. La traición inesperada de un socio y la crisis —siempre hay una crisis al acecho—, te obligaron a cerrar la tienda. Quizá podías haber salvado algo más, pero preferiste cargar sobre tus hombros todo el peso de la quiebra e indemnizar con largueza a tus empleados.

Fuiste todo un señor en la prosperidad y en la pobreza. También cuando trabajabas como dependiente de comercio en Logroño y debías sacar adelante la empresa más importante de tu vida; tu familia. Con tu esposa, Dolores Albás, tuviste seis hijos, cuatro niñas y dos niños. La mayor se llamaba Carmen; luego vinieron Josemaría, Chon, Lolita y Rosario. Por último, cuando ya Josemaría había ingresado en el seminario, nació Santiago.

Eras un gran padre; generoso y recto. San Josemaría recordaba que fuiste "muy limosnero", y llegó a afirmar que te debía su vocación. El Señor te bendijo como a sus predilectos, con la cruz. Fueron tres golpes duros e inesperados: en el corto espacio de cuatro años murieron tus tres hijas más pequeñas. Eran unas niñas. Solo tenían ocho, cinco y un año.
No mucho tiempo después Josemaría te dijo que quería ser sacerdote, y pareció que se rompía tu último sueño. Tu hijo te vio llorar por primera vez. Pero tú sabías que aquello era de Dios y no quisiste ser un obstáculo.

¡Qué gran familia! Ahora estáis juntos en el Cielo, y más unidos que nunca. "Hasta que la muerte nos separe", suelen decir los esposos. Pero la muerte no separa; une y reúne eternamente a los que han sabido vivir desviviéndose en ese ecosistema de amor que llamamos "familia".
Tuviste una esposa santa a la que siempre he llamado "la abuela", y una hija mayor —"tía Carmen"—, que renunció a tener vida propia para ayudar a san Josemaría en la puesta en marcha de las labores de su Obra. Tus tres hijas pequeñas salieron a recibirte en el Cielo cuando el Señor te llamó, el 27 de noviembre de 1924. Sólo tenías 57 años y estabas agotado, exprimido como un limón. Tu hijo Santiago, el pequeño, te ha coronado de nietos y biznietos.

Querido abuelo, como sabes, acaba de concluir en Roma un Sínodo sobre la familia. Algunos medios de comunicación trataron de convertirlo en una especie de parlamento destinado a sustituir el matrimonio tal como Dios lo quiso desde el principio por una institución frágil, sometida a los caprichos e ideologías del momento.

La Iglesia —como no podía ser de otro modo— ha resistido a todas las presiones y ha presentado al mundo el modelo de la Sagrada Familia de Nazaret y el de tantas familias, como la tuya, que están llamadas a ser fermento, levadura, para salvar a este mundo nuestro que algunas veces parece empeñado en suicidarse. Ya lo dijo el Santo Padre Francisco: el matrimonio no es un invento humano "ni una utopía de adolescentes; es el sueño que tuvo Dios para su criatura predilecta".

Dicen que los santos del cielo tenéis encargos y especialidades concretas. Pues ya sé yo a quién voy a pedir desde ahora que eche una mano a las familias con problemas. Déjame que te nombre especial protector de los matrimonios jóvenes, de los chicos y chicas que tienen miedo a comprometerse, de los padres que se sienten incapaces de educar y orientar a sus hijos adolescentes… Y sobre todo, agradece a Dios de nuestra parte que ese sueño suyo se haya hecho realidad en la vida de millones de familias en todo el mundo.

Documentos relacionados

Vídeo

Papa Francisco: Que este Sínodo sirva para “sanar heridas y reavivar la esperanza”

El día antes del inicio del Sínodo sobre la Familia, el Papa asistió a una vigilia de oración organizada por la Conferencia Episcopal Italiana. Miles de familias se reunieron en San Pedro para rezar por el trabajo del Sínodo. Los Padres sinodales estuvieron presentes y escucharon el testimonio de varias familias.

Vídeo

El Papa Francisco explica qué ocurrió durante el Sínodo de la Familia

En la audiencia general, Francisco explicó el Sínodo de la Familia de octubre de 2014. Dijo que no hubo de "censura previa” y que en ningún momento nadie puso en duda las "verdades fundamentales del sacramento del matrimonio”.

Vídeo

El Papa habla en la audiencia general de la importancia de la familia

Vídeo (Rome Reports). Durante la audiencia general el Papa explicó que Jesús quiso hacerse hombre en una familia. Dijo que cualquier familia del mundo puede acoger a Jesús como hicieron San José y la Virgen María y así mejorar el mundo. Añadió que la familia de Nazaret ayuda a descubrir la vocación de cada familia.

Documentos

Etiquetas en Noticias