San Josemaría Escrivá
Para hablar con Dios

Generosidad

Etiquetas: Alegría, Generosidad, Virtudes, Vocación cristiana
Cuanto más generoso seas, por Dios, serás más feliz.
Surco, 18

La entrega es el primer paso de una carrera de sacrificio, de alegría, de amor, de unión con Dios. Y así, toda la vida se llena de una bendita locura, que hace encontrar felicidad donde la lógica humana no ve más que negación, padecimiento, dolor.
Surco, 2

La llamada del Señor la vocación se presenta siempre así: "si alguno quiere venir detrás de Mí, niéguese a sí mismo, tome su cruz y sígame".
Sí: la vocación exige renuncia, sacrificio. Pero ¡qué gustoso resulta el sacrificio gaudium cum pace, alegría y paz, si la renuncia es completa!
Surco, 8.

Cuando tu egoísmo te aparta del común afán por el bienestar sano y santo de los hombres, cuando te haces calculador y no te conmueves ante las miserias materiales o morales de tus prójimos, me obligas a echarte en cara algo muy fuerte, para que reacciones: si no sientes la bendita fraternidad con tus hermanos los hombres, y vives al margen de la gran familia cristiana, eres un pobre inclusero.
Surco, 16.

Con frecuencia viene la tentación de querer reservarse un poco de tiempo para uno mismo...
Aprende de una vez a poner remedio a tanta pequeñez, rectificando enseguida.
Surco, 19

He aquí una tarea urgente: remover la conciencia de creyentes y no creyentes hacer una leva de hombres de buena voluntad, con el fin de que cooperen y faciliten los instrumentos materiales necesarios para trabajar con las almas.
Surco, 24.

La Virgen Santa María, Maestra de entrega sin límites. ¿Te acuerdas?: con alabanza dirigida a Ella, afirma Jesucristo: "¡el que cumple la Voluntad de mi Padre, ése ésa es mi madre!..."
Pídele a esta Madre buena que en tu alma cobre fuerza fuerza de amor y de liberación su respuesta de generosidad ejemplar: ecce ancilla Domini! he aquí la esclava del Señor.
Surco, 33