San Josemaría Escrivá
Para hablar con Dios

El deporte y la vida interior

Etiquetas: Defectos, Deporte, Lucha ascética
Para ti, que eres deportista, ¡qué buena razón es esta del Apóstol!: ¿No sabéis que los que corren en el estadio, aunque todos corren, uno sólo se lleva el premio? Corred de tal manera que lo ganéis.
Camino, 318

Da muy buenos resultados emprender las cosas serias con espíritu deportivo... ¿He perdido varias jugadas? Bien, pero si persevero al fin ganaré.
Surco, 169

Fuente de paz
Beatus vir qui suffert tentationem... bienaventurado el hombre que sufre tentación porque, después de que haya sido probado, recibirá la corona de Vida.
¿No te llena de alegría comprobar que ese deporte interior es una fuente de paz que nunca se agota?
Surco, 160

La lucha ascética no es algo negativo ni, por tanto, odioso, sino afirmación alegre. Es un deporte.
El buen deportista no lucha para alcanzar una sola victoria, y al primer intento. Se prepara, se entrena durante mucho tiempo, con confianza y serenidad: prueba una y otra vez y, aunque al principio no triunfe, insiste tenazmente, hasta superar el obstáculo.
Forja, 169

Un mal antiguo
Advertir en el cuerpo y en el alma el aguijón de la soberbia, de la sensualidad, de la envidia, de la pereza, del deseo de sojuzgar a los demás, no debería significar un descubrimiento. Es un mal antiguo, sistemáticamente confirmado por nuestra personal experiencia; es el punto de partida y el ambiente habitual para ganar en nuestra carrera hacia la casa del Padre, en este íntimo deporte. Por eso enseña San Pablo: yo voy corriendo, no como quien corre a la ventura, no como quien da golpes al aire, sino que castigo mi cuerpo y lo esclavizo, no sea que habiendo predicado a los otros, venga yo a ser reprobado.
Es Cristo que pasa, 75

En algunos momentos me he fijado cómo relucían los ojos de un deportista, ante los obstáculos que debía superar. ¡Qué victoria! ¡Observad cómo domina esas dificultades! Así nos contempla Dios Nuestro Señor, que ama nuestra lucha: siempre seremos vencedores, porque no nos niega jamás la omnipotencia de su gracia. Y no importa entonces que haya contienda, porque El no nos abandona.
Amigos de Dios, 182

Documentos relacionados

Vídeo

La pértiga del cristiano

San Josemaría aprende de los deportistas en las Olimpiadas como vivir la vida cristiana

Vídeo

El Papa recuerda en el Angelus la necesidad de rezar siempre

El Papa habló de la importancia de la oración en el Ángelus de este domingo: "nuestra arma es precisamente la oración, que nos hace sentir su presencia junto a nosotros, su misericordia, también su ayuda".

Vídeo

Supérate cada día

Breve vídeo de san Josemaría en el que anima a no tener vergüenza de ser "un pobre cacharro, con defectos, pero lucharemos toda la vida para no tenerlos, hasta el final. Eso es amor".

Testimonios

Etiquetas en San Josemaría Escrivá